¿Cómo informar y proteger a nuestros hijos e hijas frente al virus covid-19?

Estimadas Familias: El siguiente material puede serles de utilidad para conversar con sus hijos e hijas sobre la realidad actual y además reforzar la idea: “Yo te cuido, tú me cuidas”. Sólo así, podremos contribuir a un cambio de actitud , tan necesaria para enfrentar esta pandemia.

 

A.-INFORMAR:  Ser sinceros en cuanto a que se trata de un virus peligroso porque se contagia con facilidad y, por lo tanto, debemos protegernos de él.

-Hablarles sobre los síntomas más frecuentes: fiebre, tos y sensación de falta de aire.

– Contarles que la mayoría de los casos se recuperan sin cuidados especiales, pero los mayores son los que más deben cuidarse de este virus.

-Dar seguridad y confianza, informándoles de que hay muchos profesionales de la medicina, estudiando para entender el virus, reducir sus riesgos y encontrar una vacuna.

 

. B – EXPLICAR• Utilizar un lenguaje adaptado a la edad del menor y a sus conocimientos. Entender que si no se lo explicamos bien recurren a argumentos fantasiosos para compensar la falta de información.

– Hablar con frecuencia sobre el tema, pero sin saturarles con demasiada información.

– Normalizar que se hable sobre ello sin que sea tema tabú.

– Promover un espacio de encuentro para la comunicación con ellos, donde se sientan seguros y tranquilos para expresar, escuchar y preguntar.

-No ignorar sus miedos o dudas.

– Evitar hacer referencia a la cantidad de personas que están contagiadas

–  Ser honestos y evitar largas explicaciones, respondiendo a sus dudas o miedos     que puedan tener.

– Transmitirles confianza para que puedan expresar y despejar sus dudas.

– Si no tienen todas las respuestas, ser sinceros y quizás puedan buscar respuestas juntos.

–  Usar dibujos o representaciones gráficas sencillas para explicar cómo se produce el contagio (por ejemplo, que nació en China, que le gusta mucho viajar y que, de momento, Italia , España y Francia  son tres  países que le gustan mucho).

 

C – PROTEGER :

-Contarles que en el país se están siguiendo las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias y que debemos confiar en ellos porque saben lo que tienen que hacer, ya que cuentan con los conocimientos requeridos.

_ Lavarnos las manos con jabón, mientras inventamos una canción sobre el virus, decimos una tabla de multiplicar o contamos de 20 hasta 0, o al revés.

_ Al toser o al estornudar, cubrirnos la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable y tirarlo a la basura, como si fuera una llave mágica de kárate para protegernos frente a los virus malos.

– Evitar tocarnos los ojos, la nariz o la boca. Se puede hacer como un juego que pierde un punto quien lo haga.

-Evitar el contacto físico con otros niños o personas, aunque nos apetezca mucho jugar o tocar a la otra persona. Esto será solo por un tiempo corto, luego podremos volver a abrazar a nuestros amigos.

– Saber que podemos contar con un adulto si no nos encontramos bien.

-Debemos tener cuidado de cómo nos relacionamos con otras personas, las conductas de rechazo o discriminación.

-Nuestro temor puede hacer que nos comportemos de forma inadecuada, rechazando o discriminando a ciertas personas.

– Aunque no nos demos cuenta, los niños están mirando y aprenden de nosotros. Demos un ejemplo de medidas preventivas de higiene y salud

 

RECOMENDACIONES PARA PADRES: Seguir las recomendaciones anteriores y, además lo más importante es mantener la calma y saber manejar el estrés.

 

-Vigilar nuestras conversaciones con otros adultos o sobre otros adultos. Los niños nos escuchan y perciben nuestro miedo. No hay que alarmarse ni estimular el miedo.

-Proteger a los más pequeños de toda la información nociva que puede ocasionarles malestar y preocupación. Todavía no están en edad de interpretarla correctamente.

-Evitar que naveguen solos por internet buscando información no adecuada sobre el COVID-19. No está de más recordar que el exceso de información que circula por las redes sociales suele ser superficial o erróneo.

– Dar seguridad sobre el estado de salud de los adultos de su entorno, como por ejemplo los abuelos. Informarles que saben protegerse y cuidarse. Si suelen ver a otros familiares con frecuencia y, debido al virus, han disminuido las visitas, promover contactos virtuales.

-Mantener los horarios y hábitos familiares, evitando que esta situación altere el orden, estructura y seguridad que dan las rutinas.

– Procurar tiempo para el juego libre, deporte, movimiento corporal e incluso tiempo para el aburrimiento.

– Procurar un hábito de horarios, tareas y responsabilidad en base a su edad, intentando dedicar un tiempo diario a la lectura, tareas o estimulación intelectual.

-Diferenciar entre los horarios y rutinas de un día entre semana del fin de semana.

-Buscar la mejor forma de conciliar la vida laboral y familiar procurando organizar los horarios con el otro progenitor, familiares u otros apoyos, si los hubiera.

-Aprovechar esta situación para pasar más tiempo de calidad y ocio en familia, algo tan necesario y escaso habitualmente

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *